2003-02-16

Oxigenación en Ceodós. Es decir, hacer el viaje a la inversa. Mirar el mundo al revés. Mirarlo con los ojos oblícuos. Con la cabeza volcada hacia un lado. Mirarlo sacándole la lengua. Arqueando una ceja. Semi-sonriendo al azar.
Pisar otras aceras. Buscar otros cielos. Perderme en otras calles. Enredar en otras sábanas. Brindar en otras tabernas. Soñar en otros parques, bajo otros árboles, cuya sombra es distinta.
Y volver para construirme a base de piezas de Lego.
Sí, eso es lo que voy a hacer.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 5:50 p. m.


2003-02-15

Si el pequeño puercoespín no tuviera sus púas pegadas a la espalda no sería más que un roedor común, sin ninguna clase de personalidad. Claro que rodeado de puercoespines, el pequeño puercoespín, o es muy carismático o también se pierde en la masa deforme y pasiva. (Siguiendo el concepto de masa más freudiano).

Por eso, y en nombre del toque de distinción que resulta obligatorio hoy, y más aún mañana, estoy esperando ansiosa los resultados de los laboratorios Carnegie de Lenton, MMassacchhussettss (he decidido repetir todas las consonantes, para que ninguna se sintiera indebidamente sola), donde prestigiosos científicos están desarrollando el cruce de categorías, lo cual plantea infinitas posibilidades combinatorias y personalidades individuales y peculiares inimaginables. Así, de aquí a unos años, y si las investigaciones van por buen camino (que lo van, que os lo digo yo) y si la ética no se pone tiquismiquis, nos podremos encontrar con el puercoespín-acelga, el guardia de parking-hongo o la libélula-dependienta de Mango, así como con la edelweiss-recepcionista de hotel o la amanita phaloides-pony de feria (indudablemente predestinada a dominar el mundo).
Bendita ciencia.
Bendita pluralidad.
Bendita personalidad.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 4:31 p. m.


2003-02-14

Creo que mi pelo es fiel reflejo de mis pensamientos. Por eso últimamente no tengo más que días despeinados. Pensamientos revueltos. Como si me anduviera un gato en la cabeza, jugando con el ovillo rizado que la cubre. Y ahora, con premeditación y alevosía gracias al efecto despeinado larga duración de L'Oreal. Out of Bed. Cuando a mí me gustaría estar In Bed. Con la tibieza, el zumo de naranja y el recuerdo del último sueño, ese que entró a regañadientes en la noche, casi de mañana: iba por la calle con mi habitual traje de buceo para charcos. Al adentrarme en uno, me encuentro con la amante furiosa dialogando mediante post-it con su amado, o mejor dicho, con ese sujeto que el azar y las circunstancias han colocado ahí. He aquí un breve extracto:

Amante: Hoy es día de San Valentín.
Sujeto: ¿Y?
Amante: Que dudo.
Sujeto: ¿Dudas?
Amante: Entre comerte a besos y darte una paliza*.
Sujeto: Ah.
Amante: ¿"Ah"? ¿Sólo "ah"? Tú siempre tan efusivo. Pues creo que ya no dudo.
Sujeto: ¿No?
Amante: No. Te voy a dar una paliza.

La amante furiosa no puede entender que es así. Que nos pasamos la vida esperando objetos, esperando personas, esperando respuestas. A veces ocultamos nuestras esperas como si fueran a delatar nuestra vulnerabilidad. A veces, simplemente, no queremos darnos cuenta de que estamos esperando.

Esta es mi pregunta revuelta esta mañana: todo ese tiempo de espera... ¿a dónde se va?

*Modo finústico de decir "Entre darte un morreo y coserte a hostias".


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 9:05 a. m.


2003-02-13

DESEO EN EL CORREO NO DESEADO

Entran en mi buzón por la puerta de atrás. No los abro porque sus remites ya me lo dicen todo. El erotismo no está tanto en lo que se enseña como en lo que se esconde. El erotismo del pene que podría alargar si lo tuviera, de la quinceañera perversa si la viera, de los diplomas universitarios gratuitos si los consiguiera, de la libertad de deudas, impuestos y multas si me los quitara de encima, de la testosterona embotada en html si la abriera, de las vacaciones gratuitas en el Caribe si las tuviera...
Mi bandeja de correo no deseado se llena de deseo. De gente como Tania húmeda, Britney Spears desnuda, Angelo que me desea suerte, los de Amazing Savings que me lo prometen todo...
Mi bandeja convertida en frasco lleno de esencias que mantengo cerrado. El erotismo en estos tiempos está muy cotizado.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 11:58 a. m.


2003-02-12

La dueña de la tienda de chucherías le contaba a una señora que el dueño del todo a cien asiático está preocupado. En poco tiempo le han robado 50 tangas y un elefante de cerámica de tamaño considerable, valorado en 8000 ptas. Lo de los 50 tangas lo puedo entender, forma parte de este mundo hedonista y apretado de carnes en el que vivimos. Pero, ¿un elefante de cerámica de tamaño considerable? ¿Eso cómo se roba? Y voy más allá, ¿eso dónde se mete?


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 8:30 p. m.



Llueve luego viajo en autobús. Viajo en autobús luego pongo la antena. Pongo la antena luego escucho cosas curiosas.
Un adolescente silbaba la Obertura 1812 de Tchaikovsky. Hay mucha cultura inconsciente desparramada por ahí.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 4:00 p. m.



Mensaje en el contestador automático (cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia. Cursivas=anotaciones mías):

"Lola, Lola, que soy Miquelazzo (qué carajo de nombre es ese) . Hija, que no me llamas nunca, que siempre te tengo que llamar yo. Nada, te diré que mi hermana murió, y ya me he quedado sola. (Almodóvar lo hubiera firmado). Anda, llámame, mi número es 91..."

---Fin del mensaje---

Estuve por decirle a Miquelazzo que Lola también había muerto y que ya no vivía allí. Que ahora se había quedado sola de verdad. A veces una no sabe qué es más cruel: la espera o la certerza de que aquello que esperábamos no va a ocurrir. Un accidente borró ese mensaje de contestador. Pero aquella voz, llena de soledad impaciente, sigue sonando en el pequeño reproductor que tengo instalado en mi memoria.

Ahora yo tampoco vivo allí. Volví al mar. Aquí no tenemos contestadores automáticos. Todavía funcionamos con mensajes en botellas.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 10:09 a. m.


2003-02-11

La amante furiosa dejó otro post-it en el frigorífico:

No soy feliz. Para qué me voy a engañar. Camino sobre una cuerda floja. Sobre el borde de una licuadora en marcha. Yo sólo quería jugar y lo único que consigo es que jueguen conmigo. Me han convertido en una peonza a la que hacen girar hasta caer exhausta del mareo. Tiran de la cuerda una y otra vez.

Nadie escucha. Estoy pidiendo auxilio. Que me quiten esta correa y me dejen jugar libre. Que me dejen irme y no volver jamás. Que me dejen no despedirme. Que pueda comenzar otra vez. Que no tenga recuerdos.

Que me quiten esta nostalgia que me aprieta. Que me quiten este deseo que me oprime.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 12:49 p. m.



Lo soy. Sí, Dios existe y vive en un laboratorio. La debí de pasar de muy niña. Y no me enteré. Nadie se enteró. La varicela invisible. Camuflada. Ya está. Ya pasó. No volverá. Nunca vuelve. Ya soy inmune. Y como soy inmune soy feliz.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 10:23 a. m.


2003-02-10

Mañana a las 8 y 10 sabré si soy de una raza superior inmune a la varicela o no. Creo que esta noche no podré dormir pensando en ello. Doy vueltas por la habitación, inquieta. Me separan nueve horas. Nueve horas y sabré si mi mutación benigna-darwinista, me libera de una vacuna insegura y complicaciones traumáticas.
Por una vez, las cosas podrían ser como una quisiera que fueran.

PD: qué duro es ser consciente del desamor que revolotea alrededor. Llega así, sin que le llamen, y lo peor de todo es que parece que no se quiere ir. Como un primo pelma y gorrón. Lo empujo hacia la puerta, le pido que se marche, le doy una patada, pero nada. No lo invitarías tú, ¿verdad?


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 11:05 p. m.



AMERICAN LIE
La niña gorda de gafas y aparato dental se rebeló al sabotear el baile de fin de curso provocando un apagón. Fue entonces cuando la niña gorda de gafas y aparato dental sintió el gozo de ser manoseada por el capitán del equipo de fútbol a tientas, a oscuras,... Mientras, en un rincón, la jefa del equipo de animadoras intentaba quitarse a tientas, a oscuras, las manchas del ponche que se le había caído encima.
Aquel año, no hubo ni rey, ni reina de la fiesta de fin de curso.
Sólo hubo desconcierto.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 11:42 a. m.






Desde mi Submundo con Amor
Es posible que usted llegara aquí por error. No me culpe a mí. Yo soy una buena persona.
SUBMUNDO KAPTAIN
index page
estupideces pasadas
email
el gabinete
el increible submundo de kaptain kurtz
taxi galduak (euskaraz)
POSTALES DESDE OTROS SUBMUNDOS
antes muerta que sencilla
que trabajo nos manda...
virgen y furioso
eva braun
el buho
felisa me muero
korochi industrias
dislexico
stee
tess
egoexmachina
feo
peluche
a lot of
rara, complicada...
sad angel
diario de un skizo
que por nadie pase
don luigi
el frasco del odio
virtual bauhaus
28cerocero
proshen
contra
bitacora parda
frases para recordar
les choses de rose
mormuria
sobre un vidrio mojado
felixidad
evasivas
bandaluna
pastillas para dormir
que pico tiene la pepa
la breve vida ajena
mi padre no lo sabe
dibujado por michelle
skin de blogskins
EL SONIDO DE LAS OLAS
Nacho Vegas - La Sed Mortal
Los Planetas - Pesadilla en el Parque de Atracciones
La Buena Vida - Que vida
The Delgados - All you need is hate
TMBG - Sleepwalkers
BOTONES
This page is powered by Blogger. Why isn't yours?

www.bitacoras.net

sonrisa de tequila

inestabilidades

yo tambien soy mediocre

un link hace mucha ilu

un link hace mucha ilu