2003-03-09

He descubierto que soy alérgica a mis lágrimas. Que cuando lloro, se me irrita la piel que rodea mis ojos.
Es terrible. Una ya ni siquiera puede llorar en paz.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 4:42 p. m.



Él -ese sujeto que el azar y las circunstancias pusieron allí- la dejará caer. Verá desde lo alto cómo desciende a los infiernos. Instalado en su plácida cotidianidad. Instalado en esa rutina que no le deja pensar. Ni mucho menos sentir.
Escuchará su grito de auxilio. Escuchará desde lo alto cómo su voz se hace cada vez más lejana. Y eso será lo último que sepa de ella.
Cuando se dé cuenta, ella ya habrá muerto. Para él. Para todos. Tendrá un puñado de recuerdos, nada más. Y los recuerdos no saben escuchar. Ni mucho menos besar.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 4:39 p. m.


2003-03-08

Hoy, sentada en un banco, al sol, esperando el enésimo milagro que no ha sucedido, he dado un paso más en mi teoría sobre lo perjudicial que es el matrimonio para la vida de alguien que considere que no hay más existencia que la que nos ha tocado vivir (es decir, que no hay segundas oportunidades, ni segundas partes, que ya sabemos que nunca fueron buenas), y para aquellos hipocondríacos de lo socialmente establecido:
Nada que empiece con algo como una boda puede ser bueno.

En otro orden de cosas, en el mismo banco, mirando al mismo sol, he llegado a la conclusión de que hay gente que ya no me pregunta qué tal estoy. Una pregunta que no sé si se habrán fijado, cada vez se formula menos. Directamente lee mi blog y me dice que me ve de tal o cual manera. Problema que se agudizará cuando yo misma, anteponga el blog a mi vida. O viva para poder escribirlo en mi blog.
Sí, tienen razón. Debería subir la dosis de mi medicación.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 5:05 p. m.



En mi camino sobre la cuerda floja, hay días en los que me abandonaría al hedonismo absoluto. Aquí tenemos un breve y horrendo ejercicio de prosa poética con rima sonrojante y ridícula, fácilmente criticable desde cualquier punto de vista, que ilustra el sentimiento. Y la canción popular de taberna del Submundo dice así:
Cogería mi bicleta, y pedalearía hasta el final del mar. Cogería el teléfono, no diría nada, llamaría a un número al azar . Cogería una camiseta, y sobre ella, escribiría "Y QUÉ MÁS DA". Cogería la arena, y comenzaría a arrojársela a las insulsas parejas que veo al pasar.
Te cogería a ti, y te daría de hostias hasta hartar.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 4:54 p. m.


2003-03-07



Existir es estar ahí, simplemente, decía Jean Paul Sartre. Quizá sea cierto, quizá sea así, y tal y como siente la amante furiosa, no signifiquemos nada más para nadie. Disculpen si soy pesimista, pero pienso en existencias de usar y tirar, que se beben y se arrojan al suelo, o a un cementerio, vertedero o depósito de existencias.

Y el amor, en una papelera de sentimientos. Somos mientras estamos ahí, nada más.
Hoy tengo la mirada vidriosa, ya lo sé.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 10:18 a. m.



10:02 a. m.



La amante furiosa apoya su cabeza sobre el cristal de la ventana. Sus ojos, llenos de lágrimas, miran hacia el suelo. Me pide perdón, por contármelo, pero ya que a él no lo tiene delante, me lo cuenta a mí, como si yo fuera él. Como si esto fuera así.

Hoy me quiero pegar un tiro. Me he hundido y de esta no creo que pueda salir. Es duro darse cuenta de que a ti, que te he dado todo (amor, tiempo, comprensión, escucha, besos, lágrimas,...) te importo más bien poco. O nada. De que cuando llega la hora de hacer algo por una (tampoco tanto, una palabra, un gesto, una caricia), la indiferencia se adueña del momento o se adueña de ti, o siempre ha estado allí. Yo qué sé. Y entonces me pongo a pensar, y sólo llego al pensamiento de que lo nuestro fue sexo. Nada más.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 8:25 a. m.


2003-03-06

Una mujer camina por la calle a paso muy rápido. Lleva un pañuelo en la cabeza y gafas oscuras. No se sabe si persigue o la persiguen hasta que en un momento, la escena se detiene, y ella mira hacia atrás. Y no encuentra a nadie, la calle está casi vacía.
Es París, pero podría ser cualquier otro lugar. Es una película de la Nouvelle Vague, pero podría ser cualquier otro film. Es la época en la que existir suponía, simplemente, estar ahí, pero podría ser cualquier otro tiempo.
Mientras de fondo, suena el Ne me quitte pas de Jacques Brel.
¿A quién ha abandonado la mujer del pañuelo? ¿Quién la ha dejado? Las relaciones sadomasoquistas siempre dejan preguntas abiertas. Pero podría ser cualquier otro tipo de relación.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 11:16 a. m.


2003-03-05

Alguien me dijo una vez que la frase más repetida de la historia del cine no era "¿cable rojo o cable azul?", como pensaba yo. Ni siquiera era "cariño, no es lo que parece". La frase más repetida de la historia del cine es "salgamos de aquí". Si el cine es reflejo de lo que podría ser la vida -reflejo harto metafórico y harto engañoso, dicho sea de paso-, el asunto da qué pensar. Y pensando, se me ocurre tantas razones para huir como sustantivos tiene el diccionario.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 9:33 a. m.


2003-03-04

Hoy tengo un día Abuelito de Heidi. Huraño. Uno de esos días Moderato Insoportabile, movimiento musical excesivamente polifónico y sin ninguna melodía apreciable. Y el caso es que ha salido el sol, he podido venir en bicicleta y no caerme, y sin embargo, tengo la sensación de que esta estabilidad hermosa está colgada de una pinza en un tenderete endeble y rodeada de ropa interior que dejó de ser blanca hace unos cuantos años y que la lavadora no ha conseguido limpiar demasiado bien.
Oh, sí, este es uno de esos días que en la forma, podrían ser escenario perfecto de un anuncio de compresas -de hecho rodaron uno cerca de mi casa hace algún tiempo-, pero que en el fondo, no se alejan demasiado de la sinsorguez habitual que se repite en el calendario.
¿Podría cantar en un cabaret eso de "soy una vampira, me deberían meter en un zoo"? Con una oreja pegada a la otra, imposible.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 11:52 a. m.



Perdí el control. Comencé a escuchar voces en mi interior que emitían órdenes contradictorias. Comencé a hacer cosas que acababan siendo todo lo contrario. Cuando desperté a plena luz del día, lloré por miedo a la oscuridad.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 11:09 a. m.


2003-03-03

Y el estallido hormonal sumergió a la pequeña niña de la bicicleta rosa en un Chernobyl incontrolable. Tras mutaciones progresivas y malentendidos genéticos, ahora camina sobre cinco piernas en pleno descompás, no encuentra sujetadores que alberguen tres pechos, ni gafas que corrijan dioptrías de ojos impares. Es un caos.

The audience is listening: They Might Be Giants, "Ana NG".


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 12:17 p. m.



Me siento a ver las olas. Su eterna canción de cuna, cuya letra no cambia, cuya melodía parece ser siempre la misma y distinta. Me siento a ver las olas, delante del hotel donde una vez, una noche, conseguimos hacer lo que comúnmente se llama el amor.
Siguiendo los pasos de extrañas ficciones, camino marcha atrás, del revés. Como si la historia resultara más verosímil así. Y no lo es.
Seguimos cayendo en las mismas decepciones. Seguimos metiendo el pie en los mismos agujeros, tropezando sobre las mismas piedras. Para pedirnos perdón una vez más. Como niños que juegan a un juego siniestro, buscamos las excusas más absurdas, y ¿para qué?
Para decirnos de algún modo, todo lo que no somos capaces de decir.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 9:32 a. m.






Desde mi Submundo con Amor
Es posible que usted llegara aquí por error. No me culpe a mí. Yo soy una buena persona.
SUBMUNDO KAPTAIN
index page
estupideces pasadas
email
el gabinete
el increible submundo de kaptain kurtz
taxi galduak (euskaraz)
POSTALES DESDE OTROS SUBMUNDOS
antes muerta que sencilla
que trabajo nos manda...
virgen y furioso
eva braun
el buho
felisa me muero
korochi industrias
dislexico
stee
tess
egoexmachina
feo
peluche
a lot of
rara, complicada...
sad angel
diario de un skizo
que por nadie pase
don luigi
el frasco del odio
virtual bauhaus
28cerocero
proshen
contra
bitacora parda
frases para recordar
les choses de rose
mormuria
sobre un vidrio mojado
felixidad
evasivas
bandaluna
pastillas para dormir
que pico tiene la pepa
la breve vida ajena
mi padre no lo sabe
dibujado por michelle
skin de blogskins
EL SONIDO DE LAS OLAS
Nacho Vegas - La Sed Mortal
Los Planetas - Pesadilla en el Parque de Atracciones
La Buena Vida - Que vida
The Delgados - All you need is hate
TMBG - Sleepwalkers
BOTONES
This page is powered by Blogger. Why isn't yours?

www.bitacoras.net

sonrisa de tequila

inestabilidades

yo tambien soy mediocre

un link hace mucha ilu

un link hace mucha ilu