2003-03-14

El hombre del bigote

Vivo una auténtica relación amor/odio con un hombre con bigote que desconozco fuera de ese escenario que es el camino al trabajo. Yo en mi bicicleta rosa, vieja, con toque ye-ye. Él, caminando, con su aspecto de empleado de Caja de Ahorros, funcionario de Ayuntamiento o promotor de vivienda de alquiler. Me mira todas las mañanas. Y me sonríe, bajo su bigote, me sonríe sin querer. Y me vuelve a mirar a los mediodías, con sus ojos verdes, me mira de reojo. Y yo no quiero ser desagradecida, y también le sonrío sin querer, y también le miro de reojo. Y pienso en conocerle, en quedar para tomar algo a mitad de camino entre su trabajo y el mío (lo único que hay creo que es un puticlú), en añadirle un poco de intensidad a la vida, que últimamente está muy coñazo. Esto, cuando estoy de buen humor.
Cuando estoy de no, me bajo de la bicicleta y le digo que se ría de su padre, que de mí no se descojona nadie, y menos él, con su estúpido bigote y su Barbour impecable de cuarentón pijo con síndrome de Peter Pan. Y que no me mire. Sobre todo que no me mire.

En mi imaginación soy aún más insoportable que en la realidad.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 9:12 a. m.


2003-03-13

Hoy es el Día Internacional de los Pasos de Cebra y los habitantes del Submundo lo celebran pasándolos a la pata coja cuando el semáforo está en ámbar. Es una manera como otra cualquiera de hacerles un homenaje.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 12:43 p. m.



La gente se lleva golpes. Caminan de un lado a otro, casi sin mirar por dónde pisan, ni a dónde van. La ciudad hoy se despertó en un estado de niebla que se traga a las personas. ¿Y si no nos volviéramos a ver? Pensaríamos en lo imbéciles que fuimos, que lo hicimos fatal, que deberíamos habernos agarrado todos de la mano, para que allá donde fuéramos, allá donde nos llevara la niebla, volviéramos a encontrarnos. Los mismos desconocidos. Aunque sea.
Oh, no. Una señora se ha tropezado con un señor. El mundo se llena de hematomas.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 11:50 a. m.





Un estado mental.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 10:14 a. m.


2003-03-12

La vida está llena de (des)afortunados accidentes. Cambios del ser o estar de cosas que parecían irrevocablemente destinadas a permanecer igual. Tú. Yo. Nosotros.
Dos preguntas, la patrulla nocturna en mi cabeza: ¿Quién te dio permiso para entrar en mi vida? ¿Quién me mandaría a mí meterme en la tuya?
Me sonrojo al sentir el deseo de besar a alguien.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 11:04 a. m.



Ella, la amante furiosa, me ha enseñado muchas cosas desde que la conozco. Siempre pensé que la tercera en discordia de una relación era la mala de la película. Esa zorra que se metía en medio, que nadie había llamado, y que venía a romper familias felices. La muy hija de puta.
Ahora, cuando veo a la amante furiosa así, descendiendo irremediablemente a los infiernos, tengo la sensación de estar ante la parte más vulnerable del triángulo (des)amoroso. Esa parte que espera una vida mejor que jamás llegará, espera una llamada, una caricia, una palabra. La parte que se llena de crueles visiones de familias de felicidad fingida, que duerme sola en una cama fría que siempre le parecerá demasiado grande.
Nunca podrá tenerlo cuando lo necesite. Sólo cuando él pueda. Cuando él quiera. Es una esclavitud que pende de un hilo.
El mismo hilo del que cuelga la vida a ese lado del triángulo.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 9:57 a. m.


2003-03-11

Post-it de la amante furiosa en lo más bajo del frigorífico:

La mirada ausente. La voz interior tiembla. Sentada en una esquina de la habitación vacía. Silencio. Soledad. Me he quedado ciega de tanto mirarte de lejos. Me he quedado muda de tanto llamarte. Y ahora, como la muñeca vieja y rota abandonada en el trastero, escucho los ecos de tu vida feliz. En otra casa, otra cama, otro calor.
La nula esperanza de que alguien recomponga los pedazos que quedan de mí. La nula esperanza de que vuelvas a mi lado, a coger mi mano, besar mi cuello, mirar mis ojos, y sonreír.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 6:27 p. m.



Cuando esta mañana vi a J. en el portal con una bolsa de plástico creí que ML lo había vuelto a hacer. Que lo había vuelto a echar de casa en uno de esos delirios ebrios que suele tener. Bajaba las escaleras del portal lentamente, como si le pesara la vida, como si abandonara no sólo el hogar sino también cualquier recuerdo. Cuando ya has pasado los setenta, estás enfermo y la vida te sigue toreando, cuesta andar.
Ella ha bajado después. Con su traje de chaqueta azulón al más puro estilo Nancy Reagan. A ella siempre le hubiera gustado ser Jackie Kennedy. Mientras yo sujetaba la bicicleta, me ha dicho que iban de médicos. No le he podido entender nada más. A ML no se le entiende. Será la decadencia, que le afecta al habla.
Y el whisky de las mañanas.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 9:35 a. m.


2003-03-10

La inercia los unió. Se casaron porque era lo que tocaba. Porque no había nada mejor que hacer. Él nunca estuvo enamorado de ella. Ella nunca le entendió a él. Y así, con el sonido del centrifugado de la lavadora de fondo, con los pañales que se transformaron en carreras universitarias, con la absorbente familia política, pasaron 25 años.
Ahora, viajan conmigo en el autobús. Apenas se miran. Apenas se hablan. Facturas e hijos. Nada más.


otro mareo de Kapt. Kurtz a las 9:39 a. m.






Desde mi Submundo con Amor
Es posible que usted llegara aquí por error. No me culpe a mí. Yo soy una buena persona.
SUBMUNDO KAPTAIN
index page
estupideces pasadas
email
el gabinete
el increible submundo de kaptain kurtz
taxi galduak (euskaraz)
POSTALES DESDE OTROS SUBMUNDOS
antes muerta que sencilla
que trabajo nos manda...
virgen y furioso
eva braun
el buho
felisa me muero
korochi industrias
dislexico
stee
tess
egoexmachina
feo
peluche
a lot of
rara, complicada...
sad angel
diario de un skizo
que por nadie pase
don luigi
el frasco del odio
virtual bauhaus
28cerocero
proshen
contra
bitacora parda
frases para recordar
les choses de rose
mormuria
sobre un vidrio mojado
felixidad
evasivas
bandaluna
pastillas para dormir
que pico tiene la pepa
la breve vida ajena
mi padre no lo sabe
dibujado por michelle
skin de blogskins
EL SONIDO DE LAS OLAS
Nacho Vegas - La Sed Mortal
Los Planetas - Pesadilla en el Parque de Atracciones
La Buena Vida - Que vida
The Delgados - All you need is hate
TMBG - Sleepwalkers
BOTONES
This page is powered by Blogger. Why isn't yours?

www.bitacoras.net

sonrisa de tequila

inestabilidades

yo tambien soy mediocre

un link hace mucha ilu

un link hace mucha ilu